Vamos a pasar a describiros las tres modalidades de pesca que se utilizan con más frecuencia en nuestras zonas. Las tres son modalidades perfectamente validas para pantano y río, bien sea con aguas corrientes o paradas, aunque dependerá del estado y tipo de zona la buena elección de un tipo de pesca u otro.

 


 

BOLOÑESA

Este tipo de pesca al igual que la pesca a la inglesa fue introducida por los británicos en España hace ya varias décadas y de ahí adoptaron también sus nombres. En la pesca a la boloñesa es imprescindible el uso de un flotador o corcho para su practica. Este tipo de flotadores pueden ser fijos o corredizos, aunque la practica más común es con flotadores fijos anclados a la linea por 2 puntos. Estos flotadores tendrán un peso comprendido entre 1,5 y 3 gramos de peso (dependiendo del estilo de pesca que vayamos a realizar), y adoptaran distintas formas según la naturaleza de las aguas en el lugar de pesca, utilizando flotadores más alargados para aguas tranquilas y flotadores más ovalados para aguas corrientes. Deberemos añadir distintos plomos a la linea para hacer que el flotador quede totalmente hundido bajo el agua tras el lance, estando visible solamente la pluma del mismo.

Flotador tipico de la pesca Boloñesa

En la imagen, un corcho típico de la pesca a la boloñesa

La pluma del flotador (parte superior del mismo y que queda visible tras el lance), deberá ser de un grosor mínimo para que no le afecte el viento y pueda desestabilizarlo. La quilla o cola (parte que queda bajo del agua) deberá ser alargada llegando a medir 2 veces el tamaño de la pluma. Esto le dará estabilidad dentro del agua y evitara que el corcho ladee con el ir y venir de la corriente.

El tipo de caña que deberemos utilizar para una practica correcta de este tipo de pesca, estará comprendida en una longitud de 7 a 10 metros de largo. Los materiales más habituales que componen este tipo de cañas son fibra de carbono o de vidrio, ambos muy flexibles y con una dureza extrema en comparación con su bajo peso. Este tipo de cañas suelen estar montadas con anillas que se fijan en cada uno de los tramos de la caña (una anilla por tramo). Estas anillas están realizadas con aleaciones de metal y carbono que hacen que el hilo se deslice fácilmente a través de ellas, aunque podemos encontrar otro tipo de montajes donde el hilo pasa por dentro de la caña sin necesidad de la colocación de las anillas.

Una caña de calidad de unos 10 metros, no deberá sobrepasar los 900 gramos de peso para ser cómoda y manejable. A este peso deberemos sumar el del carrete, que deberá ser de un tamaño pequeño / medio con capacidad para unos 90 metros de hilo.

El montaje que realizaremos para este tipo de pesca estará comprendido por una linea principal de un diámetro 2 puntos superior al bajo de linea. Esto hará que en caso de enganchar nuestro anzuelo en el fondo o capturar una pieza de gran tamaño, rompa por la parte del bajo de linea (más fina), perdiendo solamente el anzuelo y no dejando al pez con el plomo colgando, lo que provocaria que pudiera engancharse con alguna piedra o rama en el fondo del río y morir finalmente.

Los plomos deberán estar en la parte de la linea principal bajo el flotador, para evitar perderlos en caso de rotura. La parte inferior o bajo de linea, podrá estar conectada a la linea principal mediante un emerillón o directamente con un nudo adecuado para este fin. Del bajo de linea solamente quedara amarrado el anzuelo que sera de una numeración entre 4 y 10, adecuando el tamaño del mismo al tamaño de las capturas que pensemos realizar en ese escenario.

Montaje Boloñesa

En la imagen, un montaje típico de pesca boloñesa

 

En el siguiente vídeo podéis observar a los chicos de Pesca-Madrid en un día de pesca a la boloñesa.

embedded by Embedded Video

 

 

Aqui otro excelente tutorial del club de pesca Butarque sobre esta modalidad



 

 

Para poder realizar un montaje perfecto y disfrutar de esta pesca,

visita nuestro apartado de MONTAJES DE PESCA

   


 

 

INGLESA

La principal diferencia que podemos encontrar entre la pesca inglesa y la boloñesa, radica en el tamaño de la caña, que a diferencia de los 9 o 10 metros de la pesca boloñesa, en la pesca inglesa se utilizan normalmente cañas de 3,50 a 4,50 metros. Esto es debido a que en la pesca a la inglesa no es necesario tener una longitud de caña grande para poder dar más calado a nuestro aparejo, sino que esta basada en un flotador corredizo o no que nos permite lanzar a distancias de hasta 30 metros y profundidades de más del doble de la longitud de nuestra caña. Este tipo de pesca la practicaban los ingleses en sus rios y lagos para evitar la acción del viento sobre el hilo, ya que este queda totalmente hundido bajo el agua tras el lance.

El material por el que están compuestas las cañas de la pesca a la inglesa es el mismo que el de las cañas de la pesca a la boloñesa, es decir, fibra de carbono o de vidrio, con la diferencia de que el acabado de la caña en el mango suele ser de corcho a diferencia de las cañas para la pesca a la boloñesa que suele ser de fibra de carbono.

Otra de las características que diferencian las cañas de pesca a la inglesa de las de boloñesa, es la mayor cantidad de anillas que poseen. Mientras que las de pesca a la boloñesa solo tienen una anilla por cada tramo de caña, las cañas de la pesca a la inglesa poseen de 7 a 14 anillas. Esto es así para mantener el hilo completamente pegado a la caña, sin que haya posibilidad de que cuelgue en el tramo que pasa de una anilla a otra.

Es muy importante en este tipo de pesca que el hilo pase lo más desapercibido posible para el pez, ya que los lances suelen ser a distancias largas. El hilo que utilizaremos sera de tipo fondante y nuestro bajo de linea deberá medir como mínimo 1 metro para poder absorber la fuerza de la picada a gran distancia.

Otra de las características de este tipo de pesca son los flotadores que pueden ser emplomados o no, pero eso sí, solo tienen un punto de sujeción a la linea (a diferencia de la pesca a la boloñesa que son dos). Las formas en que los usaremos serán las mismas que en la pesca a la boloñesa, es decir, podemos tenerlos fijos o corredizos.

Para la pesca con flotador fijo, sera necesario no pescar a una profundidad superior a 3 metros, o en su defecto, a más de la longitud total de la caña que estemos utilizando. Para su montaje, anclaremos nuestro flotador pasando el hilo por el enganche que tiene en la parte inferior, y lo fijaremos a la linea mediante unos pequeños plomos que podremos desplazar para dar más o menos calado según nos interese.

Montaje pesca a la inglesa fijo

En esta imagen extraída de www.galeon.com/pescaenrioseco/,

podemos observar un montaje de inglesa fijo.

Para la pesca con flotador corredizo, deberemos utilizar un tope de silicona o hilo que frene nuestro flotador a la distancia que nosotros queramos. Esto nos permitirá tener mucho más calado que la longitud de nuestra caña, y poder hacer lances mucho mayores que en la técnica de pesca a la inglesa con flotador fijo. El tope se puede enrollar dentro del carrete para efectuar el lance, y una vez lancemos saldrá a la misma vez que el hilo, con lo que nos facilita mucho la maniobra.

Montaje pesca inglesa corredizo

En esta imagen extraida de www.galeon.com/pescaenrioseco/,

podemos observar un montaje de inglesa corredizo.

Uno de los problemas que podemos encontrar pescando a la inglesa, es poder lanzar cada vez al mismo sitio donde hemos cebado con anterioridad y así estar dentro de la zona de pesca adecuada. Para realizar el lanzamiento correctamente, una vez lanzado el aparejo apuntaremos la punta de nuestra caña hacia el agua y daremos varias vueltas de carrete para facilitar que el hilo autofondante se hunda. Si pescamos a mucha distancia y queremos siempre lanzar al mismo lugar, podemos realizar un lance que pase el punto en donde queremos pescar unos metros y después recoger hilo hasta el lugar exacto donde queremos dejar el aparejo. Una vez tengamos claro nuestro lugar de pesca, podemos ayudarnos de un lápiz marcador y hacer una pequeña marca en la linea principal, para de esta forma, saber hasta donde deberemos recoger hilo en el próximo lance. Deberemos dejar el hilo totalmente hundido bajo el agua y tenso o será muy difícil que podamos clavar un pez a tanta distancia.

La pesca a la inglesa nos dará ventaja frente a la pesca a la boloñesa o enchufables ya que podremos pescar mucho más lejos cuando cerca de la orilla el pez este inactivo o tenga desconfianza con el aparejo utilizado.

Aparejo tipico de la pesca a la inglesa

En la imagen extraida de www.portalpesca.com

podemos ver un aparejo tipico de la pesca a la inglesa

 

 

En el siguiente vídeo podéis ver a los chicos de Pesca Madrid pescando a la inglesa

embedded by Embedded Video

 

 

Para poder realizar un montaje perfecto y disfrutar de esta pesca,

visita nuestro apartado de MONTAJES DE PESCA

 


 

ENCHUFABLE

La pesca con enchufable es la elegida por la mayoría de pescadores cuando tienen posibilidad de elegir entre las 3 opciones que hemos descrito en este artículo, bien por la seguridad que le reporta el pescar a pocos centímetros del agua con lo que se aseguran clavar casi todas las picadas, bien porque pueden llegar mucho más lejos que con la pesca a la boloñesa (aunque menos que con la pesca a la inglesa).

Se llama pesca con enchufable porque la caña que utilizaremos para este tipo de pesca, esta compuesta de varias secciones que podemos ir uniendo unas a otras mediante presión. Esto nos permite pescar hasta distancias de 14 metros (impensables para pesca a la boloñesa), y no perder precisión en el clavado del pez que llega a ser instantáneo (al contrario que la inglesa que no es tan preciso ni rápido).

Caña Enchufable

En la imagen extraída de www.sociedaddeportivalafarola.com,

podemos ver una caña enchufable desmontada

Para este tipo de pesca montaremos un elástico en los tres primeros tramos de la caña, el cual ira anclado a una escalerilla (que es un elemento que colocaremos en el interior de la caña para el anclaje de la goma). Existen distintos tipos de anclajes para las gomas como las escalerillas, conos, conos con plegadores intercambiables, etc.. aunque todos tienen la misma función, ser el punto donde se fija la goma. También tenemos conos de fijación regulables, lo que nos permite tener un extra de goma para regular la tirantez de la misma en la acción de pesca.

Ahora que hemos escogido el sistema de fijación debemos escoger el tamaño. Ya que éste encaja dentro de la caña, cuanto más grande sea, más longitud de caña con goma tendremos. Poner elástico al primer tramo, segundo, tercero o cuarto dependerá de las piezas que podamos capturar, de su fuerza y de la posibilidad de que se nos pueda dar algún monstruo que nos lo haga pasar mal.

Se ha de pasar el elástico por el puntero y anudarle el conector a la punta. El conector es la pieza que une la goma y la línea. Los conectores tienen distinto tamaño por lo que escogeremos el que se adapte al tamaño de nuestro elástico. A continuación, pondremos la escalerilla en el otro extremo y pasaremos el puntero por los tramos correspondientes y ésta quedará encajada. Podemos tener más de un puntero montado con distintas gomas de reserva, y dependiendo de la situación cambiarlo antes de pescar, sin tener que pasar la nueva goma por el puntero, atar conectores y ahorrar todo el trabajo y perdida de tiempo que conlleva.

Los hilos que usemos para montar nuestras líneas y bajos deben guardar siempre una proporción comenzando desde el anzuelo,  de menor a mayor diámetro. La goma, la línea y el bajo deben formar un conjunto uniforme, el cual cada pescador debe adaptar según el tamaño de los peces que vaya a pescar. El peligro con este tipo de cañas reside en que nos pique un pez grande y si no tenemos compensadas las 3 cosas anteriores  podamos romper la caña. Lo normal en la pesca de carpas de mediano tamaño  seria montar un elástico de 1´6, unido a una línea del 14 y una gameta del 12, con esto podríamos hacer frente con garantías a carpas de unos 2 Kg. En este tipo de cañas se pueden usar flotadores diminutos de 0´50 grs. o menores, aunque esto vendrá determinado por las condiciones que tengamos en el pesquil.

El cebado lo haremos justo en el punto en donde tengamos el flotador y lo único que deberemos tener en cuenta en este sentido, es que cuando los peces del pesquil sean pequeños la zona de cebado será pequeña, ya que a las mini tallas no les importa estar comiendo en un montón, por el contrario cuando son carpas de gran tamaño deberemos aumentar nuestra zona de cebado a unos 2 metros cuadrados, ya que a los peces grandes les gusta comer de una forma desahogada.

 

En el siguiente vídeo, de nuevo los chicos de Pesca Madrid

en este caso utilizando la modalidad de pesca con enchufable

embedded by Embedded Video

 

 SI QUIERES SABER COMO REALIZAR UN MONTAJE DE ELASTICO

Y DISFRUTAR DE ESTA PESCA, PINCHA AQUI

 

 

 

Bibliografia: http://usuarios.lycos.es/lawebcoup/ y http://www.portalpesca.com/

 

Un saludo

Team Pardo